Close

Incógnita

Incógnita Incógnita (Énigme), c'est le nom que nous avons donné à l'effigie qui préside et veille sur le site Arqueología Ecuatoriana, depuis toutes les fenêtres. Son origine est anecdotique, comme presque tout d'ailleurs dans la pratique archéologique équatorienne. Il s'agit d'une pièce unique, sans contexte connu, tombée entre nos mains de façon très paradoxale.

Interprétation iconographique

Silla Manteña

Revues Apachita Apachita 2 Le système
Le système PDF Imprimer Envoyer
Écrit par Ernesto Salazar   
Samedi, 24 Février 2007 16:29

Je ne me souviens même pas pourquoi il est venu. Mais un beau jour, j'eus dans mon bureau Don Manuel, pilleur aux mille "exploits" souterrains dans le Nord du pays. L'on pourrait naturellement être amené à penser qu'un pilleur sent l'antimoine, mais non. Bien au contraire, c'est un don Manuel parfumé et en complet qui vint s'asseoir en face de moi, bavard et de bonne humeur.

Para comenzar, la conversación entre un arqueólogo y un huaquero es como el encuentro del confesor con el pecador. Se hace revista de la gran gama de huaqueros, desde los torpes, que lo rompen todo por encontrar el oro precolombino, hasta los más “profesionales” (entre los cuales habría que incluir sin duda a Don Manuel), que se preocupan de rescatar algún hueso o un hacha de piedra. Y uno se entera de todos los sitios destruidos últimamente, y de la red de coleccionistas y traficantes de antigüedades. Por cierto, a un momento dado, el arqueólogo tiene que aguantar la acostumbrada burla de los huaqueros que, ellos sí, encuentran ollas enteras, mientras nosotros pobres las encontramos siempre hechas pedazos. Y en fin, hay que hacer revista de los “pecadillos” de los arqueólogos, que van desde descuidos, negligencias y acciones poco responsables, hasta muestras de ineptitud que, con razón o sin ella, nos achacan los huaqueros. Don Manuel hablaba ya animadamente cuando abordamos la arqueología del Carchi.

- La gringa Alicia? Puuu, no sabía nada. O me contrapunteaba. Le decía: “vea, aquí hay que cavar”, y ella justo excavaba al lado, donde no había nada. Chuta, cómo le gustaba contrapuntearme. Dijo que iba a escribir algo y hasta ahora no he sabido nada. Pero estoy seguro que, cuando estaba sola, volvía calladita a cavar donde yo le había indicado.
- Y usted cómo sabe donde hay que cavar?
- Ah, pues, hay que andar viendo todo. Por ejemplo, en días de lluvia, espero que pase el aguacero, y voy al campo y lo recorro cuidadosamente mirando al suelo. La tierra dura que no ha sido cavada, no deja pasar el agua, mientras en la tierra suave se filtra todita. O sea, después del aguacero, usted ve en el terreno un mundo de cochas. Allí no hay que cavar, porque no hay nada. Pero de vez en cuando, se ve un pedazo de terreno medio redondito, un poquito hundido, donde se ha ido toda el agua. Allí está la tumba.
Me hice el pendejo para no dejar traslucir mi sorpresa ante la admirable intuición de Don Manuel, y revolviendo papeles en el escritorio, hice una acotación suelta, sin atreverme a mirarle a los ojos. - Pero eso es elemental.
- Ahí está que no. Porque entonces los arqueólogos ya nos hubieran dejado sin trabajo.
- Vea Don Manuel, el arqueólogo profesional está entrenado para ver los pequeños detalles del terreno, elaborar su estrategia de excavación y apreciar con claridad la profundidad a que el terreno debe ser excavado, y esto en cualquier parte del mundo.
Y ya me levantaba para despedir a mi visitante, cuando le oí decir, con aire despreocupado:
- Siempre que conozca el sistema...
Me quedé perplejo. Indudablemente, Don Manuel conocía algún secreto que lo iba a arrancar, asi me tocare ahorcarle en la oficina.
- Qué sistema? De qué me está hablado?
- Me está vacilando, verdad? Usted ya sabe, toda tierra tiene su sistema. En el Carchi, usted tiene primero la tierra negra, luego la tierra café oscura, luego otra negra más delgada, luego la de arena, la de arcilla, y la de ceniza. Es después de la de arcilla que se encuentran las tumbas. En cambio, las tierras desde el Guayllabamba hacia Quito tienen oootro sistema...
Ya no quise oír más, y hasta me dolió que Don Manuel no fuera un arqueólogo hecho y derecho.
- Don Manuel, yo quiero escribir su vida y sus pecados, o mas que sea sólo su vida. Por favor, cuénteme su historia, la publicaré con su nombre.
No pareció entusiasmarle mucho la idea, pero me dio un atisbo de esperanza.
- Bueno, realmente, sería alhaja dejar ese libro de herencia a mis hijos, para que sepan siquiera lo que he hecho. Sí, sí, regreso el próximo jueves para comenzar.
Le estoy esperando todavía, porque se le olvidó decirme qué año. Es que quiero saber como es el mundo subterráneo de este Melquiades macondiano, que hace frente a los demonios del oro, armado solamente de horquetas y varillas de San Cipriano. Y se me ocurre que su baja estima del arqueólogo parece provenir más de un vehemente deseo de ayudar que de mostrar superioridad. Después de todo, la gringa Alicia de Francisco, en toda su “ignorancia”, levantó la nueva secuencia cultural del Carchi, que mil Manueles no lo hubieran hecho jamás. Por otro lado, me alegra enormemente saber que el ser humano siempre tiene algo que enseñar a su semejante. Por ello, si el lector me encuentra un día recorriendo el campo después de un aguacero, quiero que sepa que estaré honrando la inolvidable lección de Don Manuel.

Mise à jour le Vendredi, 12 Février 2010 06:12
 

Commentaires  

 
#3 varrillas san ciprianoGuest 21-04-2013 20:15
Hola te puedo ayudar con las varrillas de san cipriano comunica te a mi correo.
Citer
 
 
#2 en busca de un tesoroGuest 11-01-2013 11:01
me gusto all historia , y se ve que el viejo es muy sabio ... yo ando en busca de un tesoro en una parte de pichincha , pero me hace falta instrumento s (como avriilas de san cipri... ) si alguien me puede ayudar a conseguirlas le estare muy agraecido.
Citer
 
 
#1 OjaláMClara Armani 18-01-2010 10:11
Mea culpa¡ Ya van más de dos años que Ernesto Salazar escribió este artículo y recién lo descubro. Un arquéologo de la Vieja Nueva Arqueología. Me encantó¡ con humor y con mucha gracia describe sin vericuetos la situación de los huaqueros (unos más excepcionales que otros) y la de los arquèlogos, de la vieja escuela, siempre curiosos y en perfecta armonía con la realidad del terreno y los hombres que la habitan. Conflictos no faltan, pero es agradable tener una visión optimista dentro de una realidad compleja de las cosas. Las leyes por supuesto que sirven para regular los defectos de una sociedad y mas aun de un patrimonio tan maltratado como el patrimonio ecuatoriano. Pero no hay que olvidar que todo lo que se hizo y ahora se critica ferozmente, eran una de las pocas opciones que se ofrecían a la època. En este momento, la profesionalización de la arqueología ecuatoriana está seriamente en camino, como muy notables arquéologos que han estudiado fuera del país y que ahora vuelven con todas las energías para cambiar esta forma de regir el patrimonio. Ojalá y este nuevo impulso creado por las nuevas generaciones de arqueologos no conviertan el patrimonio en un instrumento ideológico al servicio de un gobierno. No hay que olvidar que la noción de patrimonio por principio es universal, no pertenece a nadie en particular. Nos pertenece a todos los que nos sentimos identificamos con él, con nuestras raíces comunes aunque tengamos diversos orígenes. Ojalá y todos podamos unir esfuerzos para llevar a buen término esta cruzada y que los caminos y formas diversas de pensamiento se junten, para lograr un mismo objetivo. Inshalá...............ojalá
Citer
 

Ajouter un Commentaire


Code de sécurité
Rafraîchir

^  top