Close

Incógnita

Incógnita Incógnita (Énigme), c'est le nom que nous avons donné à l'effigie qui préside et veille sur le site Arqueología Ecuatoriana, depuis toutes les fenêtres. Son origine est anecdotique, comme presque tout d'ailleurs dans la pratique archéologique équatorienne. Il s'agit d'une pièce unique, sans contexte connu, tombée entre nos mains de façon très paradoxale.

Interprétation iconographique

Silla Manteña

Revues Apachita Apachita 7 La métallurgie précolombienne: Techniques et significations
La métallurgie précolombienne: Techniques et significations PDF Imprimer Envoyer
Écrit par Catherine Lara   
Mardi, 06 Mars 2007 14:03

Le continent américain compte d'une des plus importantes traditions métallurgiques au monde. Ironie du sort, la meilleure preuve en fut fournie par les conquérant européens, qui identifièrent l'Amérique avec "l'El Dorado", face à la richissime tradition métallurgique qu'ils trouvèrent sur le nouveau continent, et qui fut en grande partie absorbée par leur convoitise et leur soif inépuisable d'enrichissement.

Dès lors, le pillage n' a cessé de causer d'irréparables dégâts dans le patrimoine métallurgique précolombien de l'Amérique. Les archéologues furent les premiers à surmonter la simple attirance superficielle de l'éclat du métal, faisant ainsi un pas de plus vers une étude approfondie sur le sens d'objets qui, tout comme n'importe quelle autre production culturelle (et plus encore, de peuples disparus), méritent tout le respect et l'attention de la part de la communauté scientifique et des autorités responsables de la protection du patrimoine et de la construction d'identités nationales.

La arqueología metalúrgica se vale principalmente de las múltiples referencias etnohistóricas y etnoarqueológicas existentes en torno a las técnicas metalúrgicas, así como de análisis químicos operados sobre el registro metalúrgico. De esta manera, los arqueólogos estuvieron en capacidad de “hacer hablar” a la piezas sobre el mundo de sus creadores.
Si bien se habla de una “metalurgia americana”, la diversidad cultural del Nuevo Mundo engendró una variedad de técnicas y estilos metalúrgicos, desde el área de los Grandes Lagos hasta Argentina y Chile. De hecho, el relieve americano colma al continente con numerosos yacimientos de diversos metales: el cobre de los Grandes lagos, el oro de la zona peruano-boliviana, la plata del Ecuador, o el cobre y el estaño de Mesoamérica, Argentina y Chile.

El metal se extraía mediante dos tipos de procedimientos: el bateaje, o extracción del oro de los ríos en bateas, y la explotación superficial o de minas. Los mineros contaban con una gama variada de martillos y canastas para extraer y transportar el metal. La etapa siguiente del procesamiento metalúrgico consistía en la fabricación de las piezas. Así, la materia prima era trabajada mediante diversas técnicas, entre las cuales citaremos al martillado, la fundición (particularmente con el procedimiento de la “cera perdida”), el enchapado, la soldadura y la granulación. La superficie de la pieza era luego preparada mediante técnicas que abarcan ya el campo artístico, esto es el de la orfebrería: martillado sobre molde de madera, repujado, cinceladura, filigrana, calado e incrustación. Por último, las técnicas de acabado tales como la miseen- couleur, el dorado de hoja, el dorado y plateado por fusión o en baño, por depleción o desplazamiento electroquímico, rinden testimonio del grado de perfección en el manejo de la materia prima alcanzado por los orfebres precolombinos.
Desde luego, los artesanos precolombinos parecen haber tenido fuertes motivaciones religiosas que explican de alguna manera su esfuerzo técnico y artístico. En efecto, el metal tenía una compleja significación simbólica en las culturas precolombinas. Asociados a las divinidades del sol y la luna respectivamente, el oro y la plata eran vistos como regalos de los dioses. Desde esta perspectiva, el metal representaba el orden primordial, identificado como fuente de energía y poder, razón por la cual la orfebrería precolombina consta de una amplia gama de representaciones zoomorfas, a su vez símbolos de la fuerza de la naturaleza. Por otra parte, el hallazgo de numerosas piezas en contextos funerarios refuerza la idea del metal como símbolo de lo primordial, al que regresa el individuo cuando muere.
El carácter sagrado atribuido al metal aclara, por ende, el sentido de la ritualidad y los festejos desplegados en torno a su extracción, tales como se los practicaba en Colombia, por ejemplo. Una vez procesadas, las piezas eran a su vez motivo de celebraciones en honor al cosmos, al que representaban, pudiendo también ser consagradas en calidad de ofrendas. Las tincullpas o máscaras rituales, estudiadas por Jijón y Caamaño y usadas en las culturas precolombinas de la costa del Ecuador, son un ejemplo de este uso ritual, el cual era asegurado en algunos casos por congregaciones sagradas de orfebres.
Esta última característica nos lleva al tema de la implicación política del uso de los metales. De hecho, el manejo de una sustancia sagrada habría otorgado a los orfebres (y más aún a sus gremios), un prestigio particular entre las élites políticas y/o religiosas. No se descarta la hipótesis de la existencia de señores-orfebres. A nivel regional, el control de la producción metalúrgica, por parte de determinadas culturas, habría incrementado su aura de poder frente a los demás grupos sociales. De esta manera, la acumulación de piezas metálicas se encontraría estrechamente vinculada a la adquisición creciente de estatus y poder, tal como lo sugiere el ejemplo de las hachas-monedas, encontradas en Perú, Ecuador y Mesoamérica.
Por otra parte, la presencia de especialistas exclusivamente dedicados a la orfebrería sugiere ya una capacidad, por parte del grupo, de mantener individuos que no tenían que trabajar la tierra. Esta relación entre metalurgia y complejización social fue estudiada por el arqueólogo Carl Henrik Langebaek para el caso de Colombia. Frente a la evidente “decadencia” estilística observada en el registro metalúrgico colombiano, el investigador plantea que corresponde en realidad a un proceso de consolidación del poder: la rivalidad existente por el control político en las etapas iniciales, explicaría que cada grupo de parentesco haya buscado legitimar su fuerza mediante la producción de suntuosas piezas, mientras que el dominio político ya establecido de familias determinadas en la era cacical, justificaría la estandarización de la metalurgia, en detrimento de la calidad artística.
En el caso inca, se plantea asimismo que la difusión e imposición del bronce estañífero en todo el imperio, respondió a una intención de control sobre los territorios conquistados, por lo cual se evidencia la relación existente entre metal y poder.
Por último, señalaremos que las consideraciones tomadas en cuenta en este artículo hacen referencia directa al concepto de provincia metalúrgica, ampliamente usado en arqueología. La provincia metalúrgica configura un área de influencia constituida por diversas culturas que desarrollaron técnicas y estilos metalúrgicos similares en base a un contacto continuo y al intercambio de patrones culturales. Más allá de simples similitudes técnicas o estilísticas, la provincia metalúrgica es indicadora de la ideología religiosa, política, económica y social que fue intercambiada junto a técnicas y estilos.
Desde este ángulo, las áreas metalúrgicas del continente americano se podrían dividir en: zona de los Andes Meridionales (Sur de Perú, Bolivia, Chile y Argentina), Andes Septentrionales (Ecuador y norte de Perú), Caribe y Mesoamérica. No obstante, esta segmentación geográfica no excluye la consideración de múltiples contactos entre cada una de estas provincias. La técnica de la tumbaga, por ejemplo, originaria de los llanos venezolanos, habría llegado a las culturas del norte del Ecuador a través de los Chibchas. A la arqueología le queda aún mucho por investigar en lo que se refiere al contexto de este tipo de intercambios.
La importante destrucción sufrida por el registro metalúrgico precolombino, así como la imposibilidad de estudiar muchas piezas “en contexto”, dificultan considerablemente el cariz antropológico del trabajo arqueológico a saber, la reconstitución y reflexión sobre el significado cultural de las piezas. Afortunadamente, los progresos de la ciencia relanzan la esperanza de nuevos descubrimientos que contribuyan al esclarecimiento de múltiples incógnitas, a través del aporte de nuevas perspectivas de conocimiento. Se podrían citar los casos de la arqueología cognitiva o de propuestas teóricas multidisciplinarias sobre la manifestación de los fenómenos políticos y sociales. No obstante, el despliegue de políticas de protección del patrimonio arqueológico (especialmente latinoamericano) es imperativo dentro del desarrollo de perspectivas teóricas nuevas. Reposa entre las manos de los arqueólogos el contribuir a enmendar los errores del pasado, haciendo revivir la riqueza y memoria cultural de pueblos que fueron injustamente borrados de los recovecos de la historia.

Mise à jour le Vendredi, 12 Février 2010 06:02
 

Commentaires  

 
#11 LinkCatherine Lara 27-11-2011 14:59
Sr. Zamora:

A manera de acotación a la respuesta de Fernando, le invito a que revise el texto de la Ley de Patrimonio Cultural arqueo-ecuatoriana.ec/.../..., más precisamente el artículo 7 (definición de lo que se considera como bienes pertenecientes al patrimonio del estado), el artículo 9 (particularidades referentes al manejo de los sitios arqueológicos), el artículo 8 (sobre la obligación de los dueños de bienes arqueológicos de darlos a conocer al INPC), el artículo 37 (conformacion de colecciones), el artículo 28 (sobre sanciones en caso de excavaciones ilegales), y finalmente, el artículo 30 (remociones de tierra/hallazgos fortuitos). Nótese que los lineamientos de esta ley son retroactivos.
Citer
 
 
#10 ¿Las piezas arqueológicas a quien pertenecen? .... aclaraciónFernando Mejia 27-11-2011 12:09
Dando contestación a José B. Zamora Q que pregunta sobre a quién pertenece las piezas arqueológicas, debemos confirmar que al estado Ecuatoriano. La ley de Patrimonio (año 1978-79) art. 7a. declara a todo bien arqueológico como bien perteneciente al patrimonio cultural y por ende al estado y en la misma ley se menciona que el daño de un sitio arqueológico (o recuperación de estos bienes o excavados como dice el Sr. Zamora) es una acción contra el patrimonio cultural, lo que es tipificado como un delito a la nación con 3 años máximo de prisión al ser declarados culpables de este hecho.
Es un hecho también que existan colecciones, coleccionistas, huaqueros casuales, huaqueros tiempo completo y una cadena de negocios que se involucran a esto. Es una lucha constante que parten de un vacio en la ley y en varios precedentes donde museos nacionales y privados han formado parte de este engranaje. Ahora la concepción de valor está implícita en la sociedad ecuatoriana y sea la pieza que sea de un sitio arqueológico parte con un valor monetario ya que existe demanda, la búsqueda de tesoros en cualquier parte es una lamentable constante y el valor monetario a algo arqueológico lo da le demanda de quien compra y de quien vende.. Recuerden que otro delito del patrimonio cultural es la salida de estos bienes fuera del territorio ecuatoriano, pero la transferencia de custodio al interior del mismo, por intercambio monetario o no, si es permitido (vacios de la ley).
Las colecciones si se pueden oficializar su tenencia… y existe la figura de “custodio de bienes patrimoniales” donde se reconoce su real propietario (el estado) y las piezas están a cargo de un responsable que debe responder por ellas en conjunto. Las colecciones que forman El Alabado pasan por estos controles y si me permito ser abogado del diablo en esta discusión, personalmente no creo que todas las piezas expuestas en este museo sean verdaderas, desconozco lo que haya en las colecciones de origen de este museo, por lo tanto canalicemos la discusión de esta conversación al problema real, que para mí es el supuesto valor monetario que se le da a un bien arqueológico, la ley de patrimonio actual no prevé este fenómeno, veremos que dice la ley de cultura en discusión.
Citer
 
 
#9 ¿Las piezas arqueológicas a quien pertenecen?José B. Zamora Q. 26-11-2011 17:32
Partiendo de la conclusión obvia que las piezas arqueológicas forman parte del patrimonio cultural nacional, agradeceré se sirvan informar ¿qué piezas se consideran de propiedad de quienes las hallaron, mediante excavaciones? (1) ó qué piezas forman parte del patrimonio personal de quienes las adquirieron? (2) ¿Quiénes establecen el valor económico de las piezas arqueológicas y su probable entrega de estas al Estado para su preservación, exposición e inventario?
Las colecciones privadas que forman parte de los Museos -ejemplo el del "Alabado" son reconocidas como propiedad de los auténticos coleccionistas que invirtieron sus sucres para su adquisición?
Citer
 
 
#8 RE: La Metalurgia precolombina: Técnicas y significadosxiomaritaaaaa 27-04-2010 01:18
es muy interesante al hablar de las teknicas pero siempre despues de una lectura se debe hacer la demostracion y bueno eso es lo que falta dibujos señalando donde se encuentran las tecnicas, solo es un comentario a mi criterio...
Citer
 
 
#7 simbolo de la abundanciajuan naranjo 27-12-2009 20:44
vi en el obelisco del parque itchimbìa un sìmbolo andino muy interesante, que es como una vaina de arveja con tres granos. me pueden ayudar con su orìgen y ampliarme la informaciòn. mil gracias
Citer
 
 
#6 walter añacata te tengo la respuestalinder avendaño quevedo 27-08-2009 10:17
Hola estoy muy impresionado por la calidaddel portal es muy bueno y saludo el analisis introspectivo e inteligente de walter ,mas pienso que la arquitectura arqueologica precolombina mas que obedecer a un planteamiento social y politico responde a un encuadre meramente animista y espiritrual

linder avendaño quevedo
Citer
 
 
#5 laura 27-08-2009 10:15
estas son jiestas riales que se tunan en mi tierra
Citer
 
 
#4 Catherine Lara 27-08-2009 10:14
Señor Añacata:

Muchas gracias por su último comentario; en verdad hay cantidades de aspectos que abordar en el ámbito fascinante del estudio de la metalurgia, mas este articulito no es más que el resumen de un pequeño trabajo monográfico general. Con todo, de lo que logré averiguar y si le puede servir de algo, en lo que se refiere al aspecto tecnológico, le recomiendo desde luego los escritos de los cronistas en general, así como los trabajos de Arsandaux y Rivet, Bergsoe, Hosler, y sobre todo,Lechtman. Puede también consultar el apartado "metalurgia" de la sección "Bibliografía" de este portal (página principal).

Por otra parte, lo que usted denomina el "fenómeno personal" de la metalurgia es una temática un poco más difícil de abordar, pues lo estrictamente individual deja pocas huellas en el registro arqueológico, contrariamente a lo colectivo. Sin embargo, algunos acercamientos han sido realizados en este sentido (sobre todo con el desarrollo de la arqueología interpretativa), a través de corrientes como la etnoarqueología por ejemplo, con los aportes de Reichel-Dolmatoff en Colombia, Richard Cooke en Panamá, Lunsford, Snarskis y otros. Se trata de propuestas controvertidas pero que ameritan ser conocidas y debatidas.

Esperando haberle sido de alguna ayuda,

Catherine
Citer
 
 
#3 Walter Añacata Avendaño 27-08-2009 10:14
Estimados señores

He leído rápidamente este artículo acerca del significado y uso del metal y metalurgia en la América pre-colombina y me parece bastante acertado aunque un poquito genérico. Felicitaciones.

Sin embargo me gustaría preguntarles si ustedes cuentan o conocen de algunas fuentes en las cuales se describan las técnicas de producción en la artesanía y metalurgia precolombina. Ya que no debemos de olvidar -y esto es respecto a su artículo- que la metalurgia además de estar ligada a un proyecto político, artístico y obedece a un determinado desarrollo de una determinada sociedad, es tambien un fenómeno íntimo, personal, de códigos vanidosos interpersonales y entre diferentes pueblos. Y esta es una dimension que indiscutiblemente explica nuestra tradición artística en la America pre-colombina.

Le estaría enormemente agradecido me envíe alguna información referente a mi pregunta acerca de la tecnología en la producción de la metalurgia pre-comombina.

Atte

Walter Añacata Avendaño
Citer
 
 
#2 Cuando quiero llorar no lloro, y a vecesCatherine Lara 27-08-2009 10:12
Estimado Willy,

Si le parece que mi artículo es una lágrima, entonces su ortografía es un torrente de llantos inconsolables...

Dejando de lado su forma por cierto extraña de pedir información, le comento que este artículo es el resumen de una monografía de 30 páginas, basada en varios autores, entre los cuales Arsandaux y Rivet, Bergsoe, Hosler, Langebaek, Lechtman, Reichel-Dolmatoff, Plazas, cronistas varios, Rex González, etc. Para mayor información sobre el tema, sírvase consultar también el apartado "metalurgia" de la sección "Bibliografía", así como los trabajos de Francisco Valdez, disponibles en este sitio.
Citer
 
 
#1 Willy 27-08-2009 10:10
:sad: realmente el articulo es una lagrima no pretendo pensar quien realiso el trabajo y pero si tienen algo mejor que informar y por que llegaron a ese tipo de conseptos y con que teorias arquelogicas , embienmelas , para realizar un analisis puesto que yo soy estudiante de arqueologia
Citer
 

Ajouter un Commentaire


Code de sécurité
Rafraîchir

^  top