Close

Incógnita

Incógnita Incógnita (Énigme), c'est le nom que nous avons donné à l'effigie qui préside et veille sur le site Arqueología Ecuatoriana, depuis toutes les fenêtres. Son origine est anecdotique, comme presque tout d'ailleurs dans la pratique archéologique équatorienne. Il s'agit d'une pièce unique, sans contexte connu, tombée entre nos mains de façon très paradoxale.

Interprétation iconographique

Silla Manteña

Revues Apachita Apachita 2 Le Seigneur de Sipán à Quito
Le Seigneur de Sipán à Quito PDF Imprimer Envoyer
Écrit par Josefina Vásquez   
Samedi, 24 Février 2007 16:08

- Cette fois-ci, Paquito* m'a bel et bien convaincue!" Nous amener ici à Quito cette exposition si riche et intéressante!

Voilà le commentaire que j'entendis alors que je sortais de l'exposition temporaire du Seigneur de Sipán à Quito, une semaine après la tenue des élections municipales. La versatilité iconographique des formes et matériaux de la culture moche, fruit de sept siècles de développement politique et technologique, a non seulement dominé le littoral nord du Pérou aux époques préhispaniques, mais dans un moment critique de la politique équatorienne, fait aussi encore frémir monsieur toute le monde qui, ébloui par l'or et l'argent, porte au pouvoir les élus provinciaux.

Mientras que la investigación científica espera fondos locales para su gestión, al parecer los roles se invierten en la actualidad cuando asistimos a la utilización del patrimonio cultural en favor de una candidatura política con el apoyo del FONSAL (Fondo de Salvamento). No es novedad que, a la cabeza del componente arqueológico del FONSAL, en Quito esté un no arqueólogo metropolitano, sin siquiera pensar en el riesgo en que se hallan los depósitos arqueológicos manejados por un personal no calificado para realizar investigación arqueológica.
El Señor de Sipán: Esplendor y Misterio es una muestra cuyo crédito pertenece a la iniciativa de Walter Alba y demás investigadores peruanos que empezaron el Museo Tumbas Reales de Sipán en Lambayeque hace una década. Por suerte, la muestra itinerante del Señor de Sipán viaja por el mundo con el objetivo de recaudar fondos para autogestionar las labores de investigación arqueológica y de restauración de los sitios arqueológicos mochicas de los valles de Moche y Lambayeque. Los fondos no sólo se recaudan del apoyo extranjero sino que el Señor de Sipán subvenciona las excavaciones y preservación de sus dominios ancestrales y se convierte en modelo de un turismo cultural disciplinado del cual participa la arqueología peruana. La Universidad Católica del Perú, la Universidad Nacional de Trujillo y la Municipalidad Provincial de Trujillo cuentan con el soporte de empresas cerveceras peruanas para desarrollar un fondo a base de la recaudación de los museos de sitio, réplicas artesanales y de la exposición itinerante, y fomentar a gran escala arqueológica, la investigación que proyecta las raíces patrimoniales de la cultura Moche.
Hoy, en el valle del río Moche, la Waka de la Luna ubicada en los flancos del Cerro Blanco, se encuentra aún en proceso de excavación y restauración constantes. A la par de las excavaciones del lado norte de la Waka, restauradores aplican químicos que mantienen intacta la pintura de los frisos que exhiben a la deidad de las montañas o Ai-Apaec en lengua Muchik, a las divinidades marinas, a las cabezas de serpientes y distintos motivos del sacerdote-guerrero.
Al norte de la Waka de la Luna, cercana al río, se levanta la Waka del Sol cuya monumentalidad en volumen de adobes sólidos representa la estructura arquitectónica más grande de los Andes durante el Intermedio Temprano. La capital moche descansa sobre las ruinas del complejo Waka del Sol/Waka de la Luna y de la ciudad que entre ambas yace enterrada por el desierto. Pese a los innumerables pozos de huaqueros que apolillan tanto las paredes de la Waka del Sol como el resto del complejo, gran parte de los depósitos no se han tocado todavía.
Los fondos canalizados para el Proyecto Arqueológico Waka de la Luna son todavía insuficientes y los arqueólogos prefieren esperar a que se formen más arqueólogos y se incorporen recursos tecnológicos para emprender la excavación de un lugar sagrado, como fue la Waka del Sol durante la vigencia del estado moche. La labor de formación académica en las aulas universitarias y escuelas de campo, tanto de arqueología como de restauración, favorece el avance de proyectos regionales como en Sipán y en la capital moche.
Lejos de formar parte de una propaganda política, el patrimonio y quienes lo estudian convergen en proteger y preservar yacimientos arqueológicos, mostrarlos al mundo y valorar a las culturas nativas de su propio entorno.

*(maire de Quito); ndt

Mise à jour le Mardi, 17 Avril 2007 10:38
 

Commentaires  

 
#1 Guest 27-08-2009 14:46
me gusto mucho pues nuncas habia encontrado una pagina asi
Citer
 

Ajouter un Commentaire


Code de sécurité
Rafraîchir

^  top