Close

Incógnita

Incógnita Incógnita (Énigme), c'est le nom que nous avons donné à l'effigie qui préside et veille sur le site Arqueología Ecuatoriana, depuis toutes les fenêtres. Son origine est anecdotique, comme presque tout d'ailleurs dans la pratique archéologique équatorienne. Il s'agit d'une pièce unique, sans contexte connu, tombée entre nos mains de façon très paradoxale.

Interprétation iconographique

Silla Manteña

Revues Cuadernos de Investigación Cuadernos de Investigación 10 Documentos y Testimonios: El Animero de Cahuasquí
Documentos y Testimonios: El Animero de Cahuasquí PDF Imprimer Envoyer
Écrit par Mónica Pacheco   
Lundi, 23 Mai 2011 11:45
Il n'existe pas encore de traduction. Merci de votre compréhension.

“Un padre nuestro y un ave maría, por las benditas almas del purgatorio. Por amor a Dios”
Canto del animero. Cahuasquí, 2010

Nota introductoria

En el marco de la consultoría “Inventario de bienes culturales inmateriales del cantón Urcuquí, Provincia de Imbabura”, patrocinada por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural - INPC, se registró la manifestación “El Animero”, en la parroquia de Cahuasquí, en el mes de noviembre del 2010.

De acuerdo a la investigación, el animero es un intermediario seglar entre la vida y la muerte cuya misión es la de mantener vivo el recuerdo de quienes fallecieron, especialmente durante la época del año en que el Ecuador celebra la Fiesta de Finados. Recorre por las noches las calles de la parroquia de Cahuasquí y se detiene a llamar la atención de los moradores a la voz de “un Padre Nuestro y un Ave María por las benditas almas del purgatorio. Por amor a Dios”. Lleva consigo una campana de mano propiedad de la Iglesia local, con la que anticipa su paso y su rezo. Cada animero tiene un conjunto de oraciones cristianas, nos cuenta Luis Andrango, quien aprendió las suyas de un antiguo libro que encontró en un cajón de sus abuelos, hace ya varios años.

Los recorridos se realizan durante las noches de los 9 días anteriores al 2 de noviembre, es decir a partir del 25 de octubre. El ritual se inicia en el cementerio local, poco antes de llegada la media noche. El animero se dirige hacia la cruz central del lugar, donde se encuentra un altar, donde realiza su primera plegaria para invitar a las benditas almas del purgatorio a acompañarlo en su recorrido alrededor del pueblo y les pide protección para cumplir con su misión y conseguir las oraciones que las fortalecerán y las acercarán a Dios.

Como actividades preparatorias para el cumplimiento del trayecto, es necesario “estar limpio de mente y corazón”, por ello son indispensables los ritos católicos de confesión y comunión. Es por ello que el animero se mantiene en interlocución con la Iglesia de manera permanente.

Actualmente, la participación de los pobladores en esta manifestación, ha variado considerablemente. La tradición oral cuenta que lo acostumbrado era dejar ventanas y puertas abiertas para que las almas de los familiares puedan entrar en las casas y servirse aquello que la familia les dejaban sobre la mesa, generalmente los alimentos que más apreciaban en vida.

La creencia de que el animero hace su recorrido en compañía de las almitas que recoge del cementerio al iniciar su ritual, provocaba gran cautela en quienes lo presenciaban, por lo que evitaban mirarlo directamente mientras hacía su recorrido, se persignaban cuando lo escuchaban y elevaban sus oraciones conforme su invitación. Con esto, las almitas de la familia se quedaban tranquilas y accedían a ver la luz del rostro de Dios.

Durante el registro de la manifestación, se constató que estas prácticas se han perdido casi por completo, aunque en algunos hogares todavía subsiste la costumbre de invitar al animero a pasar a los domicilios donde se le pide que rece por las almas de la familia, a cambio de pan o dinero. En el rito, el animero pregunta “¿a la almita de quién?”, a lo que se le responde con un nombre determinado. Con esta información, el animero levanta su plegaria particular recordando a la persona indicada de acuerdo al nombre que llevaba en vida.

Varios temas para posterior investigación se ponen sobre el tapete ante el registro de esta manifestación: el análisis de la mixtura de cosmovisiones al respecto de la muerte, el rol del animero en la comunidad, su mantenimiento a lo largo de los años, la intermediación del ser humano entre la vida y la muerte, la existencia de manifestaciones similares en otros lugares del país, entre otros.

En tal sentido, se expone a continuación un extracto de la entrevista editada de Luis Andrango, de 69 años; el actual Animero de Cahuasquí:

¿Cuál es su nombre?
Para servirles a ustedes y a las almas benditas, yo me llamo Luis Alfonso Andrango. Hace 25 años ya no vivo aquí (Cahuasquí). El 24 siempre salgo de mi casa y vengo para amanecer el 25, ya es la primera noche. Me quedo en la casa de mi hermana, el señor aquí es mi cuñado (José Rafael Munuel). Mi vida de esto son 37 años.

¿Don José es su aprendiz?
Claro, posiblemente se quede o se va él, y si otra persona quiere ser lo que soy, puede acompañarme, pero tiene que resignarse a todo lo que oiga o lo que vea… son ocho años que me acompaña ya.

¿Qué significa ser animero?
Significa ser un hombre animador de las almas con las oraciones que él sabe, porque si no tiene oraciones no puede ser animero. Las oraciones se las lleva en el corazón, en la mente de lo que uno debe ser… las oraciones no puedo darle eso es muy secreto, pero cuando esté fuera de esto puedo darles, pero todavía estoy en mi misión, no puedo.

¿Cómo se hizo animero?
Antes de que fuera, soñaba siempre en el cementerio, me despertaba… estaba en mi casa. Esto viene destinado de acuerdo a los sueños y de acuerdo a lo que Dios destinó, no más lo que yo quiero, sino lo que Dios me da y nada más. Mi tiempo, mi misión, ya parece que en 1973 comenzó el animero a entrar al cementerio, que es mi persona Luis Andrango, pero para entrar al cementerio tiene que tener el corazón bueno, porque antes de que tenga mi compañero, iba solo… solito, porque cuando está solo es… alguna cosa… nosotros sabemos decir: (es) sentir algo que uno no ve, eso es lo espiritual, eso se siente cuando es noche de luna llena, se ve las sombras, y se siente también cuando llueve, cuando hay esos charcos de agua, ahí se siente los pasos, pero ver no se ve.

¿Cómo supo que tenía que ser animero?
En el tiempo que se murieron mis papás tomé una decisión, no por mí, sino Dios me ha destinado para esto, porque antes de ser animero, siempre hay un temor, no es lo mismo, yo cuando entré por primera vez al cementerio temblaba y estaba así como estaba solo, solo oí una voz que dijo: “cumple lo que vienes a hacer”. Eran dos puertas en el cementerio, y la una era dura y no se podía abrir, y del susto que oí la voz, abrí la puerta y me entré, fui a la cruz, en la cruz hace sus oraciones eleva su plegaria y sale. [Cuando] murió mi mamá, se murió mi papá, ahí comencé todo a resignar todo lo que yo tengo, y si no hago así, o no hacía así que podría pasar de mi persona, porque algunos casos de la tierra de donde vengo, conocía algo que nadie puede conocer, entonces abrazándome a todo eso, me arriesgué a esto, lo que Dios me dio… coger y no despreciar.

¿Qué sueño tuvo?
A través de un sueño es todo esto, no es a través de uno, ni de otra persona… el sueño que yo tuve… vivía aquí en Cahuasquí, en los sueños también pero caminaba con una multitud de personas, pero eran solamente vestidos de blanco, no en otro color, entonces de acuerdo a eso está hecho la túnica blanca, la cinta negra y la capa porque en el sueño veía como era, como estaba.

¿Qué significan la túnica blanca y la cinta negra?
La cinta negra significa el duelo, la muerte. La túnica significa paz y dulzura en el cielo… el cordón significa tener corazón uno, para que no se safe, eso significa.

¿Qué significa la campana con que hace el recorrido?
La campana es lo primero que hay que tener sin ella no se puede. La campana anuncia a las personas donde viven, que va llegando el animero o está pasando el animero. La campana invita al recuerdo y nuestra voz invita a la oración, la voz de los animeros indica a la oración, la persona que oiga tiene que hacer su oración, [entonces] queda tranquilamente, y si no hace la oración, persigue los sueños… eso nomás, pero si usted hace la oración duerme tranquilamente, si usted se va solita al campo haga su oración, pide al ángel Gabriel… se fue tranquilamente. O sea a nosotros nos acompañan las almitas, el ángel Gabriel y Miguel, porque ellos son los únicos que nos tapan con la capa de ellos, la sombra, nos protegen de cualquier iniquidad que puede pasar.

¿El Ángel Gabriel y el Ángel Miguel también protegen a las almas?
[El Ángel Gabriel y el Ángel Miguel] son nuestros protectores, no solo de nosotros sino de todos, porque cada persona está bajo la protección de los dos ángeles, no estamos solo nosotros… incluyendo ellas (las almas), no ve que ellas están bajo la protección de ellos, y ellos nos protegen a nosotros. Las almas están siempre en el cielo sino lo que no están es cerca de nuestro señor, porque primeramente se van al purgatorio, después del purgatorio, por algo se dice purgatorio, tiene que purgar para que salga y acuda a la morada de nuestro señor.

Entonces, ¿usted reza por esas almitas del purgatorio?
Eso, por ellas es la plegaria: un Padre Nuestro un Avemaría, por las almas benditas del purgatorio, por el amor a Dios. [Cuando las almas están débiles], no pueden acompañar al animador… se quedan y ahí es peligroso, porque no estamos libres del espíritu malo, siempre está atrás, detrás de todas las almas que no están en buen camino, está el espíritu de la iniquidad.

Entonces, ¿usted se enfrenta al espíritu de la iniquidad? ¿Al espíritu malo?
Si por eso estoy, sino no estuviera… porque el que tiene valor se enfrenta, el que no, se va. Si usted es valiente, cumple lo que usted tiene que hacer y si no es valiente, algún fallito que vea… se fue, así mismo en lo espiritual con los humanos, los humanos estamos para pedir por las almas de nuestras familias, para hacer oración por las almas de nuestras familias, nuestros papás, principalmente, nuestros papás después viene el resto.

¿Cómo son las almas?
Todas son buenas, solo están en posesión que no pueden hacer lo que usted pide nada más, todas las almas son buenas, sino que las almitas que están más atrás, no pueden cumplir con lo que usted pide, no piense que hay almas malas, almas buenas, todo es igual, porque nosotros en las sombras, todo va igual, no va desigual, en los pasos que se siente todo es igual.

¿Las almitas pueden cuidar a sus familiares?
Claro, claro, nosotros no les vimos, pero ellas nos ven, eso tiene que quedar recuerdos en su mente, si tiene un familiar ya ido de este mundo, usted no les ve pero ellos si le ven… de repente hasta le hacen soñar.

¿Las almitas tienen el poder de quitar la vida?
Le pisotean por eso se mueren, ya pasó una vez… o sea dos veces, la primera vez fue un doctor aquí en el cementerio, haciendo lo mismo que yo, y a la salida por unas gradas altas se fue, se [le] quiebran los pies… a parar a Ibarra, solo porque hizo las cosas que no debía hacer él. Asimismo había siempre un borrachito que sabía molestar y esa noche no le vi, ni oí nada, pero la gente dice que me ha pasado insultando, y en esta esquina de acasito, allí es fallecido él, cuando me pasé yo vi solo un costalito viejo, no vi la persona de él, y pasé por encima y eso es lo malo…

¿Cómo es el ritual del animero?
[Las almas] son invitadas de nosotros. Nosotros vamos al cementerio faltando cinco minutos para las doce, a las doce en punto estamos saliendo, hacemos la oración y salimos a las calles, de la puerta afuerita otra oración, de ahí se va, cada vez que termina las oraciones que hace, es la plegaria si no termina la oración, no puede hacer la plegaria, por cuanto su mente está ocupada en otra cosa, pero si termina y hace de elevar la plegaria. Entonces usted va tocando la campana y rezando por el pueblo… [Cuando suena el animero] si no ha escuchado no tiene que hacer nada, si ha escuchado haga su oración… si no escucha, ¿cómo va a hacer la oración? Si no sabe si pasa o no… pero eso sí cuando usted esté en su casa, siempre deje la ventana abierta o la puerta que esté media abiertita, porque en esta noche es la visita de las almas a todos los familiares… todo lo que le ha gustado déjele ahí, aunque para usted mismo se coma al otro día, pero deje ahí, porque ellas aperciben todo lo que está ahí, ellas no comen pero aperciben la sustancia. [Eso] le da valor [a las almas] pero tiene que hacer la oración, la oración es el pan para ellas, o sea la comida, como decir nosotros comemos, si usted le hace una oración bastante buenita o las que usted sepa, fortalecen al espíritu. A lo que usted va a comenzar las oraciones primero tiene que confesarse después sale al recorrido, y tiene que comulgar todas las nueve noches por eso es la novena, eso es estar limpio de espíritu, de corazón y de mente.

¿Quién le enseñó todas estas cosas?
Dios. Porque Dios es preparado para estas cosas, solo Dios. Lo que él le destina a hablar se habla, y lo que él no le destina a hablar no se habla… Y la vida es así, no siempre es lo que uno quiere en la vida por lo general. El recorrido significa la novena, la novena de cada tarde o mañana, está una oración. Si no tiene una oración no es una novena, si tiene una oración es una novena, es porque Dios le destinó así. La novena es para festejar el día, o sea la semana de las almas, o sea las 9 noches están sueltas… visitan a ustedes o los familiares donde quieran, cuando nosotros vamos… [aun estando] lejos… los perros ya están sintiendo lejísimos, es porque les ven a las almas, ellos no es como nosotros, entonces cuando ladra un perro, ya saben que nosotros estamos en pie caminando. [Las oraciones] encontré en un escritorio que es de mis abuelitos, ahí encontré. Cuando yo comencé, uno cuando no tiene se desespera no, y agarra… hemos de abrir un cajoncito viejo, un librito que ya está avanzado ya, y cuántos años será toca tratarle con mucha delicadeza, entonces ahí está eso, la primer noche, la segunda noche, la tercera noche hasta que se termine.

¿Cuáles son las características de un animero?
Una persona particular no puede irse al cementerio a las doce de la noche… solamente los destinados para eso pueden, otra persona no. Al comenzar esto es algo difícil, no es como hoy conversamos en lo espiritual, es muy distinto. Si la facultad está dada, yo soy el que voy a aguantar… porque si la facultad no está permitido a mi me obliga. El carácter es normal, no hay como tener el carácter fuerte, sino humildad. Esa es la morada del hombre animero, o como dicen a este animero que le nombran, el hombre misterioso, si debe haber oído eso. Todos los animeros son hombres misteriosos, porque el animero va a descubrir algo que uno no entiende pero otra persona entiende, nosotros que estamos en la plegaria no entendemos, pero otra persona que está fuera entiende… nosotros solo hacemos la oración, la plegaria y pedimos a Dios, por nuestra familia, y los que viven todavía también, se piden no solo por las almitas, porque toda persona tiene su espíritu y algún rato va a necesitar de eso… porque una almita que no tenga la oración es el alma más débil, la oración es la comida de las almas por eso se dice un pan es una oración, un pan significa un Padre Nuestro.

¿Cuál es la función del animero?
Nosotros los animeros buscamos las indulgencias para las almas que están olvidadas, para que Nuestro Señor les admita a contemplar la luz de él. O sea, como decimos, a contemplar la luz de su rostro… para eso es nosotros que salimos, y si no salimos a pedir que Dios nos proteja a las almas y las almas a nosotros, ¿para qué salimos?, ni cual persona se va a arriesgar a hacer eso…

¿La gente le busca a usted para hacer plegarias en especial?
Sí salen pero por estas noches pero, por estos días.

¿Qué es la muerte para usted?
La muerte significa despedirse de este mundo. Cuando usted se muere solo le recuerdan, pero ya no le ven… esa es la muerte. Su espíritu ahorita es normal, está con usted, se acaba… usted se va.

¿Conoce usted a otros animeros?
Sé que existen pero no conozco, para qué mentirle, no sé… pero en la televisión vi lo que pasaban… era en Baños, pero no sé, no, por dónde nomás habrá. Verá el tema de los animeros yo no sé cómo es, porque cada uno tiene su don, pero si se desde donde yo recuerdo, que comienza el primer animero, eso sí. El primer animero es un Samuel Gordillo de lo que yo recuerdo por cierto. Después de él está un Mariano Quiguango, seguido un Rafico Palacios, después está un Ramiro Nieto y mamá, iban ellos, y después es mi persona que estoy hasta ahora… Samuel Gordillo es de Pablo Arenas, Mariano Quiguango es de San Francisco, este señor Palacios es de Ibarra, de Caranqui, pero vivían aquí. Ramiro Nieto y Zoila Franco de aquí de Cahuasquí igual que yo.

¿Zoila Franco era animera?
Fue… andaba con el hijo, entonces ahí le acompañaba al hijo… pero también tuvo un tremendo castigo: dejó él… verá, había estado sentado en la vereda y la mamá le dice que entre para adentro: “tiene que madrugar mijo”, según comentarios, no porque yo haya oído. “¡Ah!”, desque le dice, “¿para que voy a ir estar durmiendo?… ¿para estar yendo a cantar a esas almas flacas?” desque les dice. Entra la mamá… “fuick” le suelearon, le volaron un pedazo de la orejita. Es por eso le digo, es muy celoso las almitas, tienen bastante poder para nosotros. Entonces hay que respetar.

El Animero de Cahuasquí (Der) y su posible sucesor saliendo del cementerio.  El Animero de Cahuasquí, Luis Andrango.  Don José, Aprendiz de Animero.  Deja ndo el Cementerio.  Los moradores de Cahuasquí, solicitando rezos para sus familiares difuntos.

Descargar el artículo [PDF]

Mise à jour le Lundi, 23 Mai 2011 12:10
 

Ajouter un Commentaire


Code de sécurité
Rafraîchir

^  top